Exmano derecha de Caputo: “Yo empezaría a liberar el cepo de a poco con un dólar más alto”

El exvicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, dijo que el mercado fue muy “injusto” con los anuncios

Pero advirtió sobre un “cambio de humor”

Y planteó diferencias entre Milei y el FMI

El intento fallido del gobierno de demorar la salida del cepo con el inicio de la fase 2 volvió a poner en el centro de la escena el plan para abandonar los controles, sin precipitar una devaluación. En ese contexto, marcado por el salto de los dólares paralelos y la caída de los bonos, el exvicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, sugirió este martes una salida “gradual” con una suba del dólar oficial, en lugar de continuar con la “sintonía fina”.

“Debiéramos reconocer un tipo de cambio más alto, pero en pos de un cambio de régimen total, que es apertura mayor del cepo…Yo tomaría el riesgo de iniciar un cambio de régimen, no seguir con el fine tunning (sintonía fina), es más valorado por la sociedad empezar a liberar el cepo de forma gradual o limitada para ciertos sectores, para no enfrentarnos al exceso de pesos”, señaló el presidente de CMF Asset Management.

De esa manera, el segundo de Luis Caputo en el BCRA durante la gestión de Mauricio Macri se distanció de la postura del actual ministro de Economía, quien ayer ratificó en una reunión con banqueros que se mantendrá el ritmo de devaluación mensual del 2%, el dólar exportador y que “no hay apuro” para eliminar las restricciones. “Entiendo que no se quiere abrir el cepo y tomar riesgos”, explicó.

“La novedad en estos últimos dos meses es que la convicción fiscalista se ha reafirmado, el apoyo del Congreso y la sociedad representan un ancla, el ajuste fiscal fenomenal y el peso fuerte deberían empujar hacia abajo muchísimo la inflación, el tema es que el optimismo del mercado se fue perdiendo y a pesar de la fuerte limpieza de los pasivos del Banco Central sigue habiendo problemas”, advirtió.

En ese marco, Cañonero dijo que la situación del exceso de pesos y la falta de reservas “mejoró casi un 30%”, pero todavía queda un resto que hay que administrar. “El costo inevitable es en actividad, no hay alternativas, algo tiene que ceder y lo importante para la sociedad es la estabilidad nominal, debería ceder la inflación para tener un sentido de logro”, afirmó, aunque reconoció que el problema es “el tiempo y la ansiedad”.

El economista con doctorado en el MIT aseguró que el gobierno recibió una “maldita herencia” en lo fiscal, por lo cual había que “bajar la inflación subiendo los precios relativos”. Y si bien admitió que la corrección de tarifas está “a mitad de camino”, destacó que los relevamientos de Orlando Ferreres, el IPC Online del hijo de Domingo Cavallo y EcoGo muestran que “la inflación sigue siendo a la baja”, con subas en los alimentos del 3,6% mensual en junio.

Y en otro tramo se refirió a la “preocupación” por la pérdida de reservas del Banco Central, lo que atribuyó al cambio de estacionalidad. “Hay cierta meseta en las expectativas de inflación, en torno al 4%, acá empieza la inestabilidad y luego vienen las dudas sobre el tipo de cambio, se insiste con el 2% por mes, el gobierno no quiere tomar riesgos, está forzando la convergencia con inflación más baja, va a llegar a menos que haya un accidente”, dijo.

El exsocio del fondo Franklin Templeton remarcó que “todavía sobran muchos pesos” para tener las reservas bajo control y que el gobierno espera mejorar el balance para abrir el cepo sin sobresaltos. “El ajuste es muy disciplinador, debería ayudar a contener el traspaso a precios, el mundo no ayudó, pero el cambio de humor más importante fue local: la sensación de que dejamos de comprar reservas, llegamos a un límite y los anuncios lucen a poco”, explicó.

Según sus cálculos, el sobrante de pesos en pasivos remunerados medidos al dólar CCL aumentó de US$ 42.000 millones en diciembre de 2015 a US$ 48.000 millones en diciembre de 2023, luego de lo cual se redujeron a US$ 36.000 millones el mes pasado. “El cepo sigue siendo una necesidad…esto muestra que difícilmente se pueda abrir el cepo sin riesgos, por eso el gobierno trata de ganar tiempo comprando reservas”, señaló.

Por último, Cañonero sugirió que las tasas de interés deberían subir más para estimular la demanda de pesos, estimó que el riesgo país debería bajar a la mitad desde los 1.518 puntos básicos actuales para que la Argentina vuelva a los mercados, y no descartó la llegada de plata fresca del FMI una vez que se resuelvan las diferencias con el organismo en torno al próximo régimen monetario.

“Necesitaríamos seguir con el quiebre de la inflación y volver a comprar reservas, la ayuda del Fondo va a venir, se tiene que definir un programa y hay discusiones sobre lo monetario, falta aceptar que Argentina puede ser bimonetaria y fomentar la demanda de pesos, algo que contradice la opinión del Presidente de eliminar el peso con el tiempo, y no ayuda”, sostuvo.

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS

Joe Biden enfrenta un infierno en Washington: ¿Estará dispuesto a abandonar su candidatura?

Varios líderes de su partido se lo piden. Hasta...

Avance hacia la droga contra el envejecimiento: lograron que ratones vivan un 25% más

Investigadores aseguran que identificaron el principal factor de envejecimiento,...
Latidos San Luis