Cepo al dólar: las razones que motivan al mercado a pensar que no se removerá del todo este año

Desde Fausto Spotorno hasta Emmanuel Alvarez Agis, los economistas de la city piensan que aún no están dadas las condiciones para que el dólar opere libremente.

Demorar ese paso podría llevar al Gobierno a mantenerlo hasta las elecciones de 2025.

El interés de utilizar el BOPREAL para girar dividendos.

Una de las preguntas que más formulan empresas y empresarios en los últimos meses es ¿cuándo se removerá el cepo cambiario?

El Gobierno primero dio a entender que lo haría ni bien asumiera. Luego para esta altura del año y, un poco más tarde, Luis Caputo dijo en una entrevista que sería entre junio y julio (según lo acordado con el FMI).

Sin embargo, cada vez más economistas, y de diferente pensamiento, desde Emmanuel Alvarez Agis hasta Fausto Spotorno pasando por Marina Dal Poggetto, piensan que quizá no sea este año como la mayoría pronosticaba un mes atrás. Podría no haber una salida del cepo completa como hizo Mauricio Macri en diciembre de 2015 y, con suerte, ir levantando a modo de prueba y error distintas restricciones. Econviews, la consultora de Miguel Kiguel y Andrés Borenstein, se refiere este domingo al cepo de “larga duración” y “eterno”.

Hoy rige la prohibición para comprar más de $ 200 millones a personas jurídicas y humanas en el mercado financiero por día. Y el 20% de las exportaciones se liquidan por el mercado financiero algo que va en detrimento de la tarea del Banco Central de reunir la mayor cantidad de reservas que pueda para cumplir una meta con el FMI.

La remoción de estas restricciones es algo que figura en la hoja de ruta y línea de trabajo entre el equipo económico y el staff del FMI no sólo para monitorear el programa actual en vigencia sino además delinear el próximo que ya negocian las autoridades. El Gobierno pretende embolsar más dinero de entrada (frontloading) con el nuevo acuerdo de Facilidades Extendidas que sucedería al que negoció Martín Guzmán en 2022. Pero el mercado cada vez más descarta que estas remociones sean fáciles y factibles de quitar pronto.

Aquí las principales visiones:

  • Fausto Spotorno (Orlando Ferreres y Asociados). No creo que sea este año se termine de eliminar el cepo por completo. Lo veo muy difícil por dos razones. En mi opinión el Gobierno tiene en la cabeza dos temas para dar un paso así. El primero, un Banco Central sano. Es muy dificil mantener una política monetaria post cepo razonable sin un banco que pueda operar normalmente. ¿Se imaginan qué pasaría si hubiese un shock que provoca una salida de capitales y no hay reservas? La principal política del BCRA hoy es salir de su estado de quiebra. Y segundo es que la remoción del impuesto PAIS. Vamos a ver a fin de año qué sucede cuando venza su vigencia. ¿El Gobierno estará en condiciones de removerlo?”.
  • Emmanuel Alvarez Agis (pxq): “La política cambiaria de atrasar el dólar y la imposibilidad de reforzar las reservas del Banco Central de manera sostenible eleva las chances de que la salida del cepo sea mediante una devaluación, suba de la inflación y recesión. Si la salida del cepo no tiene lugar para fin de año, parece difícil que La Libertada Avanza se arriesgue a enfrentar una muy posible tensión cambiaria en 2025, año electoral en el cual un gobierno encabezado por un outsider debería mostrar su capacidad de consolidación mediante una victoria”. Según el ex viceministro de Economía es imposible siquiera empezar un plan de estabilización sin remover el cepo y es condición necesaria que la salida del cepo sea exitosa como primer paso para un “nuevo régimen macroeconómico”.
  • Lorenzo Sigaut Gravina (Equilibra). “Pareciera que se dilataría la salida del cepo cambiario”, señaló en su último informe. Según las cuentas que el economista hace el grueso de la cosecha de soja y maíz aportaría una oferta adicional de US$ 1.500 millones mensuales al mercado financiero del dólar. Todo esto en un contexto de moderación de la inflación, tasas de interés por debajo del aumento de los precios y la postergación de aumentos en luz y gas, demoraría la salida del cepo. Además, agrega Sigaut Gravina, el BOPREAL “recuperó atractivo” para las empresas que requieran distribuir utilidades y dividendos a accionistas no residentes. Esta semana se suscribieron US$ 1.709 millones.
  • Marina Dal Poggetto (Eco Go). “Lo más probable es que no estén pensando en una salida del cepo. La premura por licuar los pasivos remunerados del Banco Central y destruir el déficit cuasi-fiscal bajando las tasa de interés, atrasando el dólar e impulsando que los bancos salgan de deuda del Banco Central y vayan a financiar al Tesoro con instrumentos indexados y PUT, aumenta la dependencia del cepo”. Agrega la economista “el cepo le permite aprovecharse de tasas de interés negativas”.

Las opiniones de estos cuatro economistas se suman a otras de colegas suyos, recientemente esgrimidas y que van en la misma línea como Carlos Pérez (Fundación Capital), Nery Persichini (GMA Capital) y Pablo Guidotti (UTDT): “La estrategia, más prudente, del equipo económico está funcionando”.

Cuando en febrero se le preguntó a la número dos del FMI, Gita Gopinath, si el Banco Central estaba en condiciones de remover el cepo, la directora respondió: “Antes es importante asegurarse de que haya suficientes reservas para respaldar una política de este tipo”.

Las reservas netas internacionales al momento de la salida del cepo en 2015, según Alvarez Agis eran US$ 2.500 millones.

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS

Las cuatro plantas de reciclado tienen sus líneas de demarcación segura para recibir visitas educativas

La cartera ambiental reforzó las medidas de seguridad en...

Mesas de examen ULP: el 17 de junio abren las inscripciones para rendir

El turno, que será del 24 al 28 de...

Más de 200 estudiantes merlinos visitaron la reserva de Mogote Bayo

Son alumnos de cinco instituciones educativas de la villa...

Realizarán tres colectas de sangre en simultáneo en la provincia

Serán este viernes a partir de las 8:00. Los...