Tarifas de luz y gas: el Gobierno justifica la quita de subsidios porque triplicaron los gastos de la AUH

  • En audiencia pública, la Secretaría de Energía busca validar legalmente el fin de la ayuda oficial.

El Gobierno realizó este jueves por la mañana la audiencia pública para validar legalmente la masiva quita de subsidios a los hogares, asignar mejor la ayuda del Estado y reducir el déficit fiscal.

Entre las presentaciones de varios funcionarios y asesores oficiales, Martín Vauthier, que trabaja codo a codo con el ministro de Economía, Luis Caputo, comparó los gastos de la Nación en subvenciones a las tarifas de luz, gas y las garrafas con los fondos destinados a la Asignación Universal por Hijo (AUH). Así, mostró que en 2023, mientras los subsidios a la energía llegaron a 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB), el programa AUH recibió solamente 0,4%.

Hacia atrás, lo mismo ocurrió desde al menos 2019, y siempre los gastos del Estado fueron mayores para ayudar a millones de hogares que los focalizados a las personas más vulnerables.

Esta es una de las razones por la cual el Gobierno quiere restringir fuertemente las condiciones para acceder a la subvención estatal y cruzará múltiples bases de datos de ingresos y patrimonios, con lo que dejará afuera a quienes hayan comprado dólares u otra moneda extranjera en los últimos 3 meses, a los que viajaron al exterior (países no limítrofes) en los últimos 5 años, quienes usan prepagas no vinculadas a su empleo en relación de dependencia y los que tienen un auto o moto con menos de 5 años de antigüedad, entre otros criterios de exclusión.

La idea del equipo de Javier Milei es establecer tarifas únicas que reflejen los costos de abastecimiento del sistema de energía eléctrica y gas natural por redes, y otorgar una transferencia directa o descuentos a los usuarios identificados como vulnerables.

“El esquema de subsidio a la demanda permite racionalizar el consumo, con un significativo ahorro para el país, y focalizar las transferencias en quienes más lo necesitan. Esto se suma al refuerzo en programas sociales sin intermediarios“, planteó Vauthier.

“En un contexto de recursos escasos, se eliminan subsidios a la demanda no residencial, como por ejemplo en los procesos productivos, dado que en dicho caso no es posible asegurar que los beneficiarios reales sean los sectores de menores ingresos”, comentó el asesor del Ministerio de Economía.

Noticia en desarrollo

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS