EE.UU. advierte a sus aliados de que Rusia podría poner un arma nuclear en órbita este año

Sin embargo, las evaluaciones estadounidenses están divididas y Putin negó tener tal intención. Afirmó que Rusia está “categóricamente en contra”.

BERLÍN – Las agencias de inteligencia estadounidenses han comunicado a sus aliados europeos más próximos que si Rusia va a poner un arma nuclear en órbita, probablemente lo hará este año, pero que en su lugar podría poner en órbita una inofensiva ojiva “ficticia” para dejar a Occidente con la duda sobre sus capacidades.

La evaluación se produjo mientras los servicios de inteligencia estadounidenses realizaban una serie de reuniones informativas clasificadas y apresuradas para sus aliados asiáticos y de la OTAN, a medida que empezaban a filtrarse detalles de la evaluación estadounidense de las intenciones de Rusia.

Las agencias de inteligencia estadounidenses están muy divididas en su opinión sobre lo que planea el presidente Vladimir Putin, y el martes Putin rechazó la acusación de que pretendía poner un arma nuclear en órbita y su ministro de Defensa dijo que la advertencia de inteligencia se fabricó en un esfuerzo por conseguir que el Congreso autorizara más ayuda para Ucrania.

Durante una reunión con el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, Putin dijo que Rusia siempre había estado “categóricamente en contra” de colocar armas nucleares en el espacio, y que había respetado el Tratado del Espacio Exterior de 1967, que prohíbe la militarización del espacio, incluida la colocación de armas nucleares en órbita.

Disparo de un misil balístico intercontinental Yars desde el cosmódromo de Plesetsk, en el norte de Rusia, durante un ejercicio de entrenamiento de las fuerzas y equipos de los componentes terrestre, marítimo y aéreo de las fuerzas de disuasión nuclear. (Foto de Handout / Ministerio de Defensa de Rusia / AFP) / RESTRINGIDA A USO EDITORIAL - CRÉDITO OBLIGATORIO "AFP PHOTO / Russian Defence Ministry" - SIN MARKETING NI CAMPAÑAS PUBLICITARIAS - DISTRIBUIDA COMO SERVICIO A CLIENTESDisparo de un misil balístico intercontinental Yars desde el cosmódromo de Plesetsk, en el norte de Rusia, durante un ejercicio de entrenamiento de las fuerzas y equipos de los componentes terrestre, marítimo y aéreo de las fuerzas de disuasión nuclear. (Foto de Handout / Ministerio de Defensa de Rusia / AFP) / RESTRINGIDA A USO EDITORIAL – CRÉDITO OBLIGATORIO “AFP PHOTO / Russian Defence Ministry” – SIN MARKETING NI CAMPAÑAS PUBLICITARIAS – DISTRIBUIDA COMO SERVICIO A CLIENTES

“No sólo pedimos que se respeten los acuerdos existentes que tenemos en este ámbito”, fue citado diciendo por los medios estatales rusos, “sino que hemos propuesto muchas veces reforzar estos esfuerzos conjuntos“.

El miércoles, Putin reforzó el papel central que, en su opinión, desempeña el arsenal nuclear ruso en las defensas del país.

En su visita a una fábrica de aviación, subió al compartimento de bombas de un bombardero estratégico Tu-160M, el más moderno de la flota rusa.

Putin no ha ocultado su interés por modernizar los sistemas vectores rusos de la época de la Guerra Fría, como el bombardero, que puede alcanzar Estados Unidos y está diseñado para transportar dos docenas de armas nucleares.

Y ha anunciado una flota de nuevas armas -algunas aún en desarrollo-, incluido el torpedo nuclear no tripulado Poseidón, diseñado para cruzar el Pacífico, sin control humano, para explotar en la costa oeste de Estados Unidos. (Rusia ha sido menos transparente sobre los accidentes que han acompañado a las pruebas de estas nuevas armas).

Diferencias

Pero un arma espacial sería diferente.

A diferencia del resto de los arsenales rusos o estadounidenses, no estaría diseñada para alcanzar ciudades o emplazamientos militares, ni ningún lugar de la Tierra.

Por el contrario, estaría anidada dentro de un satélite, capaz de destruir enjambres de satélites comerciales y militares que circulan a su lado en la órbita terrestre baja, incluidos los que, como Starlink, están rehaciendo las capacidades de comunicación globales.

Fue la capacidad de Ucrania para conectar a su gobierno, su ejército y sus dirigentes a través de Starlink lo que desempeñó un papel fundamental en la supervivencia del país en los primeros meses tras la invasión rusa, hace esta semana dos años.

Según dos altos funcionarios informados sobre la evaluación de inteligencia que Estados Unidos ha proporcionado a los aliados, los funcionarios estadounidenses han dicho que Putin puede creer que la mera amenaza de una interrupción masiva -incluso si significara hacer estallar los propios satélites de Rusia- podría infundir a su arsenal nuclear un nuevo tipo de disuasión.

Bloomberg informó anteriormente de que se había comunicado a los aliados que el lanzamiento podría producirse este año.

Si el bombardero Tu-160 al que Putin se subió el miércoles arrojara sus bombas sobre Estados Unidos o un país de la OTAN, las represalias no se harían esperar. Pero Putin, según han dicho los analistas estadounidenses a sus homólogos, puede creer que la vieja doctrina de la Guerra Fría de “destrucción mutua asegurada” no se aplicaría en el espacio:

Nadie se arriesgaría a una guerra por volar satélites, especialmente si no hubiera víctimas humanas.

Pero los funcionarios estadounidenses admiten que tienen poca confianza en su propio análisis sobre si Putin está realmente preparado para lanzar un arma nuclear en órbita.

Han llegado a la conclusión de que Rusia probó un sistema de este tipo a principios de 2022, más o menos cuando Putin ordenó la invasión de Ucrania.

Pero las agencias de inteligencia estadounidenses tardaron algún tiempo en determinar que esa prueba era un ensayo para poner un arma nuclear en órbita.

Ahora esas agencias están divididas en su evaluación de lo que puede venir después.

Escenarios

Algunos creen que Putin podría lanzar un arma “simulada”, pero no dejan claro si era falsa o real, lo que dificultaría aún más una respuesta.

Pero la preocupación en Washington es tan grande que el Secretario de Estado Antony Blinken advirtió el pasado fin de semana a sus homólogos chino e indio de que si alguna vez se detonaba un arma nuclear en órbita terrestre baja, también acabaría con sus satélites.

Blinken les instó a utilizar su influencia sobre Putin para impedir el despliegue del arma.

Shoigu, el jefe de Defensa, dijo el martes que Rusia no estaba violando el tratado de 1967, pero se abstuvo de hablar de planes.

“No tenemos ningún arma nuclear desplegada en el espacio, ni elementos de armas nucleares que se utilicen en satélites, ni campos creados para impedir que los satélites funcionen eficazmente”, dijo, según informan los medios rusos.

“No tenemos nada de eso, y ellos saben que no lo tenemos, pero siguen haciendo ruido”, continuó, en la reunión con Putin.

“La razón por la que Occidente está haciendo este ruido consiste en dos cosas: primero, asustar a senadores y congresistas, para extraer financiación supuestamente no sólo para Ucrania, sino también para contrarrestar a Rusia y someterla a una derrota estratégica”.

“Y en segundo lugar, en nuestra opinión les gustaría empujarnos tan torpemente a reiniciar un diálogo sobre estabilidad estratégica”, dijo, en referencia a las conversaciones que estuvieron brevemente en marcha antes de la invasión de Ucrania sobre la elaboración de un sucesor del nuevo tratado START, que limita el número de armas en general que Estados Unidos y Rusia pueden desplegar.

El tratado expira dentro de dos años.

Esas conversaciones también profundizaron en los nuevos tipos de armas y las nuevas tecnologías, incluida la inteligencia artificial, que podrían plantear nuevas amenazas nucleares.

Pero las conversaciones terminaron con la invasión de Ucrania y nunca se han reanudado.

c.2024 The New York Times Company

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS