Preolímpico Sub 23: las 5 burradas arbitrales que explican la bronca de Mascherano y la Argentina

  • La Selección empató con Venezuela en un final caliente.

La Selección Argentina Sub 23 Javier Mascherano están con bronca. Lo que parecía un triunfo claro ante Venezuela en la primera fecha del cuadrangular final del Preolímpico y medio pasaje a Paris 2024, terminó en un amargo empate, que dejó comprometido al equipo, obligado ahora a ir contra Paraguay Brasil con una formación diezmada.

El penal por VAR sancionado en el último minuto del tiempo adicionado, producto de una infracción muy cuestionable, fue la polémica que colmó la paciencia de la delegación nacional, que ya venía tolerando en silencio algunos de los tantos despropósitos de la organización del torneo, a cargo de la Conmebol.

El primero, el patético estado del campo de juego con el que tuvo que lidiar Argentina en la primera fase, en la ciudad de Valencia. Algo que le terminó costando más caro a la Uruguay de Bielsa, el otro equipo que apostaba a jugar “por abajo” y a otro ritmo. La otra zona, que clasificó a Venezuela y Brasil, se disputó en Caracas, sede en que se está llevando el cuadrangular final, con un césped más acorde a lo que se merecen jugadores que están valuados en decenas de millones de dólares.

La otra cuestión, claro, fue el tema arbitral, con designaciones extrañas (algunas anunciadas a último momento, como contra Venezuela) y con la utilización del VAR recién en el cuadrangular final, haciendo que los cuatro partidos de la fase previa hayan tenido fallos entre incomprensibles e insólitos, y casi siempre en contra de la Selección Argentina.

“Da la casualidad que de los cinco partidos, en cuatro las decisiones no nos favorecieron”, dijo Masche tras el 2-2 en una de las frases que pintan el ánimo de la Selección. ¿A qué se refirió el Jefecito con tanta precisión?

El debut contra Paraguay fue la noche del penal zonzo de Nicolás Valentini y el empate agónico de Luciano Gondou, bien habilitado por más que el ángulo parecía tenerlo en posición adelantada. Además de los goles, esa noche se dio un partido áspero y de pierna fuerte que favoreció a los pibes de la Albirroja, que metieron con todo.

De todo ese revoleo de patadas, empujones y llegadas a destiempo, al DT le quedó marcado un planchazo que recibió Pablo Solari, el crack de River que desde que recibió ese murrazo se convirtió en uno más, quizás afectado por la dolencia. Para el árbitro no fue ni foul.

Después llegó Perú, un partido que se resolvió en el segundo tiempo con un 2-0 claro para los chicos argentinos pero que en la primera etapa tuvo un par de situaciones de esas que no se ven ni en los videitos de YouTube que muestran curiosidades del Fútbol Regional.

A la Argentina no le dieron un penal igual de infantil pero muchísimo más brusco que el que le había regalado a Paraguay unos días antes. Y sino vale recordar el patadón sobre Joaquín García, penal para todo el mundo menos para el árbitro y su asistente, ubicado a unos pocos metros de la jugada.

Pero lo más ridículo de esa noche fue el gol que ese mismo asistente le anuló a la Argentina, cuando Santiago Castro, otro surgido en el Fortín, empujaba a la red una pelota bajada por Solari. En la repetición se puede ver con claridad que el atacante ex Colo-Colo estaba un par de metros habilitado por un peruano que había quedado enganchado en el fondo. Una burrada de nivel amateur.

Luego llegó Chile y el 5-0 hizo obviar cualquier falencia que hayan mostrado los árbitros de ese partido, y por último tocó Uruguay, una Selección que también tuvo sus “entreveros” con los hombres de negro (Bielsa recibió dos amarillas por protestar y no pudo dirigir en el tercer encuentro).

De ese partidazo caótico y casi por el honor que terminó 3-3 y cerró la fase previa (Argentina estaba clasificada y Uruguay, eliminada) lo que es imposible de olvidar es el penalazo que no le dieron a la Argentina cuando quedaban pocos minutos para el final.

Panchito González fue a buscar un centro atrás y apareció el pibe Mateo Ponte para bajarlo cuando estaba por meter el derechazo de la victoria. ¡Penalazo! ¿Qué cobró el árbitro? Mano de Gondou, que no llegó a empujarla y le rebotó en el brazo. Hay que verlo para creerlo.

Así se llegó a Caracas y el cuadrangular final, ahora con VAR y la Argentina más “cómoda” con la sensación de que los pitos finalmente iban a tener que ser más criteriosos a la hora de las sanciones.

El ecuatoriano Aragón, casi siempre con cara de malo, no tuvo contemplaciones para condenar con expulsión la chiquilinada de Valentín Barco de tirarle la pelota a la cara a un rival y le sacó la tarjeta roja tanto al ex Boca como al pobre venezolano que reaccionó de la misma forma. Para el cuerpo técnico argentino todo se resolvía con un par de amonestaciones, siempre recordando que son categorías juveniles.

Sobre el final llegó el 2-2 del que ya se habló y todavía se lamentan todos los albicelestes. Habrá que dar vuelta la página: toca revancha con Paraguay este jueves desde las 17 horas y unos días después llegará el clásico ante Brasil, el domingo a las 20, con la ilusión de que este Preolímpico adverso termine en un final feliz.

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS

Estos son los beneficios a los que accederán quienes inviertan en San Luis

El Estado pone a disposición créditos fiscales, exenciones tributarias,...

Más comercios se sumaron a la segunda etapa de la semana escolar

La oferta de útiles estará vigente la próxima semana. La...

El desgarrador testimonio de la madre de Zoe: “Me mataron en vida, no la voy a recuperar”

La mujer habló sobre el asesinato que sacudió la...