“La Patria no se vende”: historias anónimas de los trabajadores que marcharon al Congreso

Crónica desde adentro de la movilización organizada por la CGT. Se congregaron cientos de miles de personas, entre las que había artistas, jubilados, desocupados y sacerdotes, entre muchos otros, para repudiar el DNU y la Ley Ómnibus del Gobierno

“Soy jubilado. Soy la casta”. Escrita a mano, con dos colores de birome, sobre un pequeño pedazo de hoja de cuaderno, la credencial artesanal está agarrada a la chomba de Pepe Benvenuti con un alfiler. Una gota de agua destiñe apenas la S de “casta”, cuya panza inferior se estira hacia abajo con forma de lágrima. Parece un chiste, o algo pensado, pero no.

Pepe llegó solo desde el barrio de Pompeya, en el sur porteño. Dice que no se aguanta más esto. “Pero a Milei lo puso el gobierno de mierda que hicimos nosotros, los peronistas, hay que hacerse cargo”, aclara. Su primer trabajo fue a los 9 años. Les lustraba los zapatos y botas en la esquina de Lima y Brasil a los laburantes que iban y venían por Constitución. Después hizo muchas cosas. Y sospecha que las volverá a hacer: “Sesenta años trabajé para que no me alcance la plata, voy a tener que salir a vender pañuelos al subte”.

Cientos de miles de personas se movilizaron en contra del DNU y la Ley Ómnibus de Javier MileiCientos de miles de personas se movilizaron en contra del DNU y la Ley Ómnibus de Javier Milei

Benvenuti tiene 75 años. Como jubilado gana 105 mil pesos. Por una pieza con cocina en un hotel de Pompeya paga 52.600 pesos por mes. Y tiene otros 25 mil por gastos mensuales para la medicación que controla la presión alta y un problemas de várices. La cuenta se saca sola. “Voy a tener que volver a laburar. Porque yo robar nunca robé. Pero resulta que soy la casta”, reitera Pepe, parado en la esquina de Montevideo y Rivadavia.

En la otra cuadra, Máximo Kirchner llega junto a la extensa columna de La Cámpora. Unos metros más allá, Axel Kicillof saluda como un rockstar de camisa blanca a la multitud que le pide besos, abrazos y selfies. Hay dirigentes por todos lados. Gabriel Katopodis llegó en tren. Pero esta vez no son el centro de atención. Son uno más una multitud impresionante de trabajadores anónimos.

Militantes de la UOCRA en las inmediaciones del CongresoMilitantes de la UOCRA en las inmediaciones del Congreso

Cientos de miles de personas pusieron a prueba el protocolo antipiquetes promocionado por la ministra de Seguridad en la movilización que acompañó el primer paro de la CGT contra este gobierno. Una enorme mayoría marchó encolumnada en sus sindicatos, gremios o colectivos (de artistas, por ejemplo, o religiosos) sobre las calles que confluyen en el Congreso. Desde la 9 de Julio hasta Callao/Entre Ríos, desde Corrientes hasta Belgrano, por las calles paralelas y transversales a Rivadavia había gente caminando o hacia la plaza bajo la cúpula.

Taxistas, camioneros, trabajadores de la cultura, periodistas, enfermeros, aceiteros, estibadores, empleados estatales, desocupados y muchos jubilados colmaron el centro porteño ahogados en dos gritos esenciales: “La Patria no se vende” y “El que no salta votó a Milei”.

Gremios docentes marchan hacia el Congreso (Foto: Getty Images)Gremios docentes marchan hacia el Congreso (Foto: Getty Images)

“Estoy en contra de la ley. Esto me hace acordar a los ‘90 y me preocupa el futuro, por los jubilados, por las infancias”, comenta bajo un sol intenso que obliga a muchos a buscar los conos de sombra que aparecen como manchas sobre la avenida. Detrás suyo, alguien pasa con otro cartel que resume el espíritu de la marcha: “Sin igualdad de oportunidades la famosa libertad es una estafa”.

Cerca de la plaza, bajo una bandera que reproduce la frase “No odies”, del mártir riojano Wenceslao Pedernera (beato, ruralista, asesinado delante de su familia en 1976 por un grupo de tareas del Ejército), el cura en opción por los pobres Paco Olveira grita “la Patria no se vende” con un megáfono. Lleva bermudas y remera blanca. La gente que lo reconoce lo saluda, lo abraza.

Paco cuenta por qué está en la marcha y por qué camina con la bandera blanca que dice “No odies”: “Siempre se acusó al K de odiar pero es la derecha la que odia. Espert es un claro representante. Y Milei es otro, para él cualquiera que piense distinto es el demonio, incluso el Papa”.

Un hombre y sus tatuajes 100% peronistasUn hombre y sus tatuajes 100% peronistas

El sacerdote considera que este gobierno “es una dictadura encubierta” y remarca que la situación en los barrios es angustiante. “Literalmente no alcanza para comer. No es un eufemismo. La gente no tiene guita para comer. Los comedores son una incógnita. El precio de las garrafas se duplicó. No te alcanza para nada”, dice.

Detrás de la columna de los trabajadores de la cultura (se la ve a la actriz Nancy Dupláa en familia, y al actor y director Martín Piroyansky, entre otros) están los del Estado, nucleados en ATE. En la misma cuadra conviven los laburantes de la Defensoría del Público, cuya desaparición contempla la ley ómnibus, y un grupo de empleadas que opera la Línea 144 de violencia de género en CABA.

“A través de la derogación de dos artículos de la ley de servicios de comunicación audiovisual buscan eliminar la Defensoría del Público. Es un atentado a la libertad de expresión y al derecho a la comunicación. Pero además es un ataque a los 140 trabajadores”, comenta un hombre que prefiere, por razones obvias, no revelar su identidad.

También hubo lugar para el merchandising opositorTambién hubo lugar para el merchandising opositor

Las mismas razones que tiene un grupo de chicas jóvenes, recientemente desvinculadas de su trabajo en la Línea 144 del gobierno porteño. “Nos cortaron los contratos de locación. Y más allá de que perdimos nuestro trabajo, las tres trabajábamos en el turno tarde, por lo que ahora solo quedaron dos personas. Un llamado por violencia de género que no se atiende puede ser un femicidio”, comenta la chica.

Más cerca de la cúpula está Rodrigo Manigot, cantante y letrista de la banda de rock Ella es tan cargosa, que llegó en tren desde Castelar, zona oeste. Ocupa una pequeña porción de la plaza frente al Congreso junto a su amigo Andrés Rodríguez dueño de la librería De la Mancha, de una de las históricas de avenida Corrientes.

“En la ley ómnibus y en el DNU hay ataques a la propiedad intelectual y los derechos de intérprete, que vienen siendo apuntados por el liberalismo, que quiere sacarles esas cajas. Me importa marchar por la sociedad en su conjunto, que está amenazada fuertemente por las políticas de este gobierno”, consideró el autor de la popular canción Ni siquiera entre tus brazos.

Representantes de pueblos originariosRepresentantes de pueblos originarios

“Hay una idea antiestatal, incluso entre muchos artistas, que es un serio error, que implica que un montón de música no tenga difusión, que solo quede para los grandes intérpretes. Esa no intervención es un serio error porque implica que muchos músicos no se puedan subir a grandes escenarios o conectar con otros artistas de otras provincias. Hay cosas para revisar pero estas leyes no vienen a mejorar lo que está, sino para aprovechar y liquidar lo que queda de país”, agregó Manigot.

Rodríguez tiene hace 21 años su propia librería pero lleva más de tres décadas en el rubro. Asegura que si se cambia la ley, que incluye el final del precio único del libro, “se concentrará la venta en las grandes cadenas, un filón para Mercado Libre, y hará que se cierren librerías pequeñas y será difícil que las editoriales chicas subsistan”.

Para el librero, no se trata de una búsqueda de ahorro. “Es solo maldad, el Estado no viene poniendo un peso para que las cosas ocurran así. Tenemos 1.500 librerías en el país con una gran variedad, reconocidas en todo el mundo y eso se va a terminar”, comenta. Su voz se pierde entre las voces de la multitud. Una ola de sonido llega y lo tapa todo. Una única voz que grita, otra vez: “La Patria no se vende”.

Fotos: Gustavo Gavotti, Adrián Escándar y Franco Fafasuli

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS

Agentes penitenciarios recapturaron a siete prófugos

Cumplían condenas en la Penitenciaría provincial y en algunos...

Síntomas y cuidados para evitar el síndrome urémico hemolítico

Debido al aumento de casos en el país, el...

Estos son los beneficios a los que accederán quienes inviertan en San Luis

El Estado pone a disposición créditos fiscales, exenciones tributarias,...

Más comercios se sumaron a la segunda etapa de la semana escolar

La oferta de útiles estará vigente la próxima semana. La...