En vez de privatizar, un ala del Gobierno busca convertir el Banco Nación en Sociedad Anónima

  • El schiarettismo busca “optimizarlo” con una estructura similar a la de las empresas privadas.

En medio de negociaciones febriles para destrabar la ley ómnibus en el Congreso y el rechazo de la oposición a privatizar YPF y el Banco Nación, entre otras empresas, un sector del Gobierno comenzó a promover la alternativa de convertir a la entidad financiera en una sociedad anónima (SA), una fórmula jurídica que permite abrirlo al capital privado sin formalmente privatizarlo.

Con 17.700 empleados y más de 650 sucursales, el Banco Nación es es mayor del país y cumple un rol clave en muchas provincias. La idea, según algunas fuentes oficiales, es seguir el modelo del Banco de Córdoba (Bancor), en donde los privados compraron el 0,67% y el Estado retuvo el 99,33% de las acciones, o el de sociedad mixta adoptado por el Banco do Brasil.

El principal impulsor de esa postura es el titular del Banco Nación, Daniel Tilliard, quien durante ocho años condujo al Bancor. El banquero es uno de los tres hombres que se sumó al gobierno de Javier Milei como parte del acuerdo con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Los otros dos son el titular de ANSeS, Osvaldo Giordano, y el secretario de Transporte, Franco Mogetta.

Tilliard hizo pública su propuesta el 2 de enero pasado cuando en la red X planteó que “la transformación en Sociedad Anónima es central para crecer, alcanzar eficiencia y mejorar la transparencia en la gestión del BNA” y que “un comienzo será reemplazar la sindicatura unipersonal actual a favor de una sindicatura colegiada de tres miembros como en todas las sociedades”.

El argumento del economista cordobés para “reordenar” el BNA es que el crédito a empresas y familias se redujo a 21,20% sobre el activo total, las LELIQS, los títulos públicos y el efectivo pasaron a representar el 88,03% de los depósitos, y la mora en los préstamos alcanzan el 7,40% del total, mientras en el caso de las empresas llega al 11,70% del total.

Si bien su enfoque contrasta es menos frontal que el de Federico Sturzenegger o el del propio Presidente, que la semana llamó a “privatizar el Banco Nación y todas las empresas del Estado”, para la oposición y el gremio el formato mixto es otro camino para venderlo, como ocurrió con buena parte de los bancos provinciales en los ´90, muchos de los cuales se convirtieron en SA.

Macro adquirió acciones del Banco Misiones (93%), Salta (98%) y Banco Jujuy (100%); el Grupo Petersen, de la familia Eskenazi, hizo lo propio con el Banco Santa Fe, Banco Entre Ríos, Banco San Juan y Banco Santa Cruz; mientras el grupo IRSA, de Eduardo Elsztain, ccompró el Banco Hipotecario en 1997 tras la aprobación de su privatización en el Congreso.

Según algunos especialistas, la sociedad anónima traería aparejado en forma inevitable la exigencia de aportantes societarios privados, la cesión del management empresarial a los nuevos accionistas en detrimento del directorio público sea cual fuera la porción accionaria de cada uno, lo que luego podría facilitar despidos o el desprendimiento de negocios, como sugiere la ley en el Congreso.

Tilliard fue designado titular del Banco Nación en diciembre junto a su vicepresidente, Dario Wasserman, pero la entidad todavía no pudo conformar su directorio por aparentes diferencias. Sin ser aún designados, Alejandro Henke y Manuel Calderón ya comenzaron a ejercer funciones, hombres vinculados Luis Caputo y Emilio Ocampo. Esta semana se sumarían los cuatro restantes.

La conformación del directorio es clave para la aprobación de medidas, como la eventual reestructuración del banco y el lanzamiento de nuevas líneas financieras en estudio. Tilliard se viene arreglando para ciertas operaciones con las firmas del gerente general, Carlos Rovetto, y el subgerente general de negocios, Gastón Álvarez.

Dentro del banco, corrió el rumor de que en una reunión reciente del presidente con la línea gerencial se habló de privatizar el banco en seis meses. “Están ex profeso retrasando la operatoria de firmas de créditos y otros al no haber directorio, debe haber divergencias en el seno del bloque de gobierno, unos por la privatización lisa y llana y otros por la sociedad anónima”, explicaron fuentes sindicales.

Compartir

Ultimas Noticias

SEGUI LEYENDO
ARTICULOS RELACIONADOS

Joe Biden enfrenta un infierno en Washington: ¿Estará dispuesto a abandonar su candidatura?

Varios líderes de su partido se lo piden. Hasta...

Avance hacia la droga contra el envejecimiento: lograron que ratones vivan un 25% más

Investigadores aseguran que identificaron el principal factor de envejecimiento,...
Latidos San Luis